Tenemos muy pocas posibilidades de ganar el Gobierno local en comunas gobernadas hoy por la derecha si competimos separados, ese es un hecho. Incluso correríamos riesgo de perder, a manos de la derecha unida, algunas de las comunas gobernadas por alcaldes de la oposición hoy día. Si, en cambio, hacemos primarias abiertas en todas las comunas y enfrentamos la elección de alcalde con una sola candidatura de toda la oposición, aseguramos la elección en la gran mayoría de las 157 comunas que gobiernan hoy alcaldes de oposición y podemos aspirar a conquistar algunas de las 148 gobernadas hoy por la derecha, particularmente grandes comunas urbanas que harían perder a dicho sector el privilegio que ostenta hoy de gobernar localmente a más de la mitad de la población.