“Entiendo que la ley de aborto en 3 causales haya motivado la apasionada y fervorosa oposición de algunos, los que creen que un embrión de 3,6 o 9 semanas es un niño y, por tanto, estaría en juego el derecho a la vida.

¡Pero qué principios están en juego aquí para oponerse con tanto fervor a una ley de identidad de género?

En nombre de qué el estado y la sociedad tendrían derecho a bloquear la decisión de un individuo adulto o de una familia con uno de sus hijos de rectificar su nombre y su identidad sexual ante el registro civil

¿Quién puede sentirse perjudicado porque una persona adulta decide rectificar su nombre y su identidad sexual? en qué le puede afectar al señor Kast esa decisión de otra persona? felizmente se aprobó transversalmente, casi por unanimidad, la vía administrativa para registrar el cambio. Espero que lo ratifiquen en la sala

¿Quién puede sentirse perjudicado por la decisión de una familia de solicitar cambiar de nombre e identidad sexual de un hijo o una hija ante un tribunal de familia, un tribunal de familia, que pedirá antecedentes fundados y podrá escuchar testimonios que respalden que la decisión de cambiar vele por el interés superior del niño y garantice el derecho de los niños, niñas y adolescentes al libre desarrollo y autodeterminación personal? Resulta chocante escuchar aquí a los que dicen que van a defender siempre el derecho de los padres a guiar a sus hijos y ahora se niegan a respetar su derecho a decidir. Excluyo de esa actitud al diputado Bellolio, que anunció su voto coherente con ese respeto.

Ésta no es una cuestión de izquierdas y derechas, aunque de pronto lo pareciera, porque los que en ese sector privilegian la libertad han guardado riguroso silencio, salvo honrosas excepciones.

Éste es un tema de libertad personal y derechos individuales.

Las preguntas escandalizadas que nos hizo aquí José Antonio Kast sólo reflejan las complejidades de la vida moderna y libre a la que el diputado Kast le cuesta tanto adaptarse.

Quiero expresar mi acuerdo con lo expresado por el diputado Espejo en relación al trato que otorga este proyecto a los adolescentes.

Yo voy a votar a favor, presidente, de esta ley que constituye un importante avance en el reconocimiento y la protección al derecho a la identidad de género. Dedico a mi voto a una amiga que está en la tribuna y ha luchado por esta ley. Ella representa a Valparaíso en el Concejo Municipal desde que logró registrarse formalmente como Zuliana Araya, la de siempre”